¿Qué tienen en común la Inteligencia Artificial, el Marketing y el IoT (el Internet de las Cosas, por sus siglas en Inglés)? ¡Mucho! De hecho, estas tecnologías prometen llevar la comunicación entre empresas y clientes, tanto en los modelos B2B como B2C, a un nuevo nivel, al que podríamos llamar “extremo”. Las innovaciones como el Internet de las cosas y la Inteligencia Artificial son, de hecho, la total promesa en el mundo del marketing para cambiar las reglas del juego.

 

 

La miniaturización de la electrónica, la velocidad de transmisión de datos, la propagación de dispositivos móviles, el aumento de la capacidad de memoria y la alta capacidad de cómputo, que se transfieren de los centros de datos y de la empresa a los hogares, así como las fábricas y las personas, están transformando los escenarios de cada actividad.

 

El advenimiento de la web y la movilidad tuvo un fuerte impacto en el marketing, dando a las empresas la capacidad de comunicarse directa e individualmente con sus clientes potenciales y reales. Además, las nuevas tecnologías permiten descubrir una gran cantidad de información sobre contactos, identificar sus hábitos, preferencias e intereses, lo que permite a las empresas establecer un diálogo coherente, relevante y compartido con los contactos para proponer contenidos específicos y de publicidad. Una moda mucho más efectiva que hace unos años.

 

Pero la carrera tecnológica no se detiene, y empezamos a hablar ahora de objetos inteligentes y máquinas capaces de “pensar”. Esto significa que el primero te permitirá reunir más inteligencia de marketing del mundo real y comunicarse de una manera más profunda con el público. Mientras que estos últimos prometen ampliar en gran manera este conocimiento haciéndolo predictivo y capaz al describir fenómenos sociales complejos, con todas las implicaciones que esto puede tener en crear y promover nuevos productos y servicios.

 

Inteligencia Artificial: el estado del arte

Hemos estado hablando de la IA por un largo tiempo (empezando por la ciencia ficción), pero hoy en día, realmente no podemos hablar de máquinas con pensamiento creativo. Esta rama de la informática ha dado grandes pasos: el incremento del poder informático y las nuevas arquitecturas permiten la implementación de sofisticados algoritmos de autoaprendizaje, reconocimiento de imágenes y de voz, así como la capacidad de entender el contenido semántico de textos y de hacer traducciones más precisas e incluso para desarrollar estrategias, como en el juego de ajedrez.

 

Pero las capacidades de la Inteligencia Artificial también se extienden al análisis multidimensional de datos no estructurados y al descubrimiento de correlaciones ocultas y “nexos causales”, multiplicando así el nivel de precisión con el que es posible describir fenómenos complejos.

 

La Inteligencia Artificial aprovecha el Big Data y los gestiona de una manera rápida y precisa, proporcionando información y conocimiento que permite a las empresas planificar y decidir de manera más racional, o producir con la máxima eficiencia. Hoy hablamos del desarrollo constante de la economía “impulsada por los datos”, señalando que todo se basa en datos.

 

En marketing, estamos acostumbrados a tratar con información sobre mercados, contactos y productos, pero la IA promete aumentar considerablemente nuestra capacidad de entender el comportamiento real y potencial de los clientes en la web para proponer soluciones personalizadas sobre la base de datos, tanto las preferencias individuales como del Big Data que son más fáciles de vender.

 

En resumen, la IA en el marketing puede aportar un perfil dinámico y técnicas de segmentación a un nuevo nivel, y hacer la personalización y la comunicación aún más eficaz.

 

IoT: qué es lo que de verdad significa

IoT se define como todo lo que contiene un microcontrolador o un microprocesador conectado a la red de alguna manera, y que es, por lo tanto, “inteligente y conectado”. Sin embargo, esto no significa mucho, a menos que expliques las maneras y las áreas posibles de la aplicación en las cuales puedes expresar esta tecnología.

El IoT lo puedes ver claramente en el Smart TV, los electrodomésticos inteligentes, la robótica, la administración eficiente de energía, las fábricas 4.0, las ciudades inteligentes, los automóviles autónomos, el control de tráfico, los equipos biomédicos, la logística avanzada y más, incluyendo medidores de electricidad y gas.

 

Gracias al IoT, todo puede adquirir nuevas características, recoger y transmitir información en tiempo real, recibir órdenes, asistir a la gente en una serie de tareas al instante… Y en la práctica, una infraestructura basada en informática con dispositivos inteligentes en su periferia con sensores capaces de ponerte en una relación directa con el mundo real.

 

Pero no sólo hablamos de almacenes robóticos, apartamentos donde las luces y la calefacción se adaptan automáticamente al clima y a los hábitos de las personas, o coches que se estacionan solos (y se comunican continuamente con otros vehículos y la carretera misma). El IoT es también una nueva forma de vivir y trabajar a través de herramientas conectadas que son absolutamente nuevas. Estos dispositivos son ligeros y tienen una larga duración de la batería, y son capaces de interactuar con los usuarios a través de dispositivos que ya no son un teclado, ratón o pantalla táctil. Estamos hablando de comandos de voz y pantallas que se superponen al campo de visión, lo que puede crear ambientes aumentados y de “realidad mixta”. Una especie de realidad virtual donde coexisten objetos reales y virtuales en nuestro horizonte perceptivo al ofrecernos una especie de “extrasensorialidad”.

 

AI, IoT y marketing

Lo que acabamos de decir pareciera una película de ciencia ficción pero, increíblemente, es el resultado de tecnologías ya disponibles y en una fase de experimentación avanzada en áreas como la simulación y el entrenamiento, así como en la industria del juego y del entretenimiento.

En cualquier caso, el IoT produce enormes volúmenes de datos que necesitan ser procesados ​​para extraer conocimiento, por supuesto, gracias a la Inteligencia Artificial.

 

Las implicaciones de marketing están relacionadas no sólo con la utilización del Big Data, sino también con el hecho de que, sobre todo a través de los dispositivos portátiles, la forma en que recopilamos información de usuarios e interactuamos con las personas, será mucho más articulada y atractiva. Pero hay más: la IA y el IoT son “complementarios” exactamente como un cerebro, los órganos de los sentidos y las manos: los dispositivos inteligentes transmitirán una gran cantidad de datos a partir de los cuales podrás obtener el conocimiento para hacer estos objetos aún más “inteligentes” y “conscientes”.

 

Para el marketing, esto significa agregar más inteligencia y proximidad, más capacidad de escuchar y hacer propuestas oportunas para prevenir problemas y necesidades de los clientes, y proponerles soluciones más eficientes y rentables. ¿Un sueño? Quizá no.

 

Marketing al extremo

Una forma de marketing potenciada por estas tecnologías podría ser definida como “extrema” en su capacidad de aprovechar todas las oportunidades y empujar a los consumidores a comprar, al igual que los buenos vendedores alguna vez lo hacían. Conocían a sus clientes y, siendo también una especie de psicólogos sutiles, fueron capaces de transformar el proceso de ventas en una experiencia favorable que los compradores interpretaron como la mejor solución para sus problemas.

 

Pero todo esto tiene un precio que ser pagado: la tecnología debe ser asimilada antes de ser aplicada, las infraestructuras deben estar listas y la gente debe ser capaz de sufrir el cambio positivamente, ni como una amenaza ni como una imposición o un ataque a su privacidad.

 

Lo que puede transformar el sueño en una pesadilla es que el marketing extremo podría llegar a ser demasiado invasivo. No hablamos de que sea insistente o aburrido (que debe ser excluido por su alto nivel de inteligencia), pero intrusivo, ya que puede rastrear todos los aspectos de nuestra vida en la web (así como también del mundo real), por esta razón, necesitamos reglas y buen sentido.

 

¿Estás interesado en el tema? Terraplane y SALESmanago pueden ayudarle a implementar con éxito una solución avanzada de marketing automtizado.