Nunca ha habido un mejor momento para marketing. Disponemos de una variedad de herramientas y métodos eficientes que ayudan a conocer mejor las necesidades de tu audiencia y las formas de comunicarse con ella; hay una multitud de canales, acceso gratuito a los materiales educativos, todo lo que hace que alcanzar resultados satisfactorios sea mucho más fácil que, por ejemplo, hace una década. En esta situación, no hay nada peor que ignorar los logros del marketing moderno y persistir en las malas prácticas y las estrategias obsoletas. Si tus actividades de marketing no brindan resultados deseables, tenemos malas noticias: es posible que perteneces a este grupo de personas cuya estrategia de marketing es totalmente ineficaz y todos tus esfuerzos son bastante inútiles.

Si una de esas 5 estrategias te suena familiar, es una señal de que tu marketing es tan malo que será mejor que lo abandones por completo. ¿Listo para el momento de la verdad?

 

1. Tu presupuesto de marketing es escaso

Tal vez hayas creído en algunos “gurús del marketing” que insisten en que es posible obtener unos resultados impresionantes invirtiendo una pequeña cantidad de dinero o completamente sin ningún costo. Bueno, tal vez encuentres algunos clientes potenciales o obtengas un par de “me gusta” en Facebook de esta manera, pero a largo plazo, no obtendrás resultados que tengan un impacto mínimo en tu negocio. El marketing es una inversión. Por supuesto, es posible optimizar los costos, pero si vas a gastar poco en esas actividades, las consecuencias serán proporcionales, o sea no muy notables. Si deseas ver resultados reales, tienes que invertir más dinero, pero no te preocupes, el ROI que obtendrás hará que valga la pena.

 

2. Estás presente solamente en Facebook

De vez en cuando publicas algo en la página de Facebook de tu empresa y dices con orgullo que estás “construyendo tu marca”, “interactuando con los seguidores” y “creando una comunidad”. Tal vez sí lo haces, pero piensa si ¿realmente te beneficias de eso? Es bastante improbable que eso se refleje en los resultados financieros de tu empresa. Además, si te limitas a una sola plataforma de redes sociales, llegarás solo a una fracción de tus clientes y prospectos. ¿Qué pasa con aquellos que no tienen una cuenta de Facebook? Como muestran las estadísticas, esto es una tendencia creciente hoy en día. No hay nada de malo en concentrar tus esfuerzos en un solo canal, pero solo si estás seguro de que encontrarás la mayoría de tu público objetivo allí, y esta suposición debe estar respaldada por un análisis verdadero y no solo por tu opinión personal.

 

3. Creas un solo correo electrónico y haces clic en “Enviar a todos”

Las palabras “segmentación” y “personalización” no existen en tu diccionario. Piensas que es suficiente enviar un correo electrónico sobre tu oferta a todos los destinatarios para ganarse sus corazones. Bueno, desafortunadamente, tenemos que revelar la dura verdad: los correos masivos realmente no funcionan y son percibidos como spam e incluso como una falta de respeto hacia los destinatarios. En la era de las herramientas avanzadas que permiten una alta adaptación del contenido a las preferencias del cliente, seguir con la comunicación masiva es pura pereza. Hoy en día, los clientes son cada vez más conscientes y se han vuelto más exigentes, por lo que al utilizar este tipo de métodos, su empresa solo ganará una mala reputación.

 

4. Crees que no es necesario planificar una estrategia

El estilo libre y la improvisación seguramente no funcionan en marketing. Es realmente mejor no tomar ningunas medidas en lugar de realizar campañas de marketing al azar, aisladas y separadas, y, lo que es aún peor, sin establecer objetivos a corto y largo plazo. Esto es inútil y no traerá ningún resultado real. No hay forma de obtener resultados sin una estrategia bien planificada teniendo en la mente factores tales como el análisis del mercado y de la competencia, el público objetivo y sus necesidades, el presupuesto, los KPI, los canales y las tácticas que se utilizarán. Sólo los esfuerzos integrales pueden ser fructíferos.

 

5. No analizas y no aprendes

“No soy yo”, piensas. “¡Yo sí uso Analytics!”. Bueno, puede ser que de verdad usas herramientas analíticas y echas un vistazo a los datos, ¿pero realmente haces uso de ellos? ¿Analizas, comparas, pruebas, luego analizas de nuevo y pruebas una vez más? Tal vez no suene emocionante, pero el marketing es principalmente un análisis constante de los esfuerzos y una optimización interminable. Sin eso, seguirás enviando correos electrónicos ineficaces sin siquiera saber que estás perdiendo tu tiempo y dinero. Es cierto que a muchas personas no les gusta analizar datos, pero, por ejemplo, las pruebas A/B no son realmente complicadas y este método se puede usar para optimizar los resultados de casi todos los elementos: correos electrónicos, banners, formularios de contacto, landing pages.

¿Ya sabes cuál es tu problema y estás de acuerdo que tu marketing es una porquería? Todavía hay esperanza para tú si abandonas tus pecados de marketing y los malos hábitos y de verdad quieres mejorar. Deshazte de todas las actividades ineficaces y comienza una nueva era de marketing. Aprovecha los métodos y las tecnologías modernas: el marketing automatizado, personalización de contenido, correos electrónicos dinámicos, inteligencia artificial y aprendizaje automático, ¡y por fin comienza a prosperar!